Un gimnasio, una guardería, un centro de recreación y hasta otro de descanso son solo algunos de los anhelos de los trabajadores en las empresas. En el caso de aquellas que ya lo hayan implementado, han visto cómo la productividad aumenta.
Las nuevas tendencias empresariales en Norteamérica y Europa, empujadas principalmente por la denominada generación del milenio (personas nacidas entre 1981 y 1995), apuntan a que en las empresas se realicen políticas de bienestar, que más allá del ocio, buscan elevar los niveles de rendimiento entre los trabajadores y hacer de la empresa una propuesta competitiva.
Los especialistas en recursos humanos y liderazgo empresarial, debaten que la nueva tendencia está asociada en dos giros: uno de capacitación del talento humano y otro en la inversión de infraestructura que incida en el bienestar de las personas.
Para María José Silva, directora de recursos humanos para Centroamérica y el Caribe de la organización no gubernamental, Compassion International, la situación existente en el mundo empresarial ha puesto al descubierto la necesidad de que las organizaciones sean cada día más competitivas.
“Actualmente se reconoce al recurso humano como el factor de competitividad más importante, de tal forma que se habla de capital humano, potencial humano, capital intelectual, todos haciendo referencia al papel fundamental que desempeña la persona en la organización”, explica Silva.
Y el hecho de vivir en un mundo cada vez más globalizado, según Silva, ha llevado a enfatizar la perfección de la actividad empresarial, pues para lograr una posición en un entorno altamente competitivo es imperante crear, buscar y perfeccionar métodos que permitan a las organizaciones alcanzar niveles superiores de desempeño organizacional.
EL PESO EDUCATIVO Y CULTURAL
Disponer mediante convenios o acuerdos de intercambio con instituciones educativas la continuidad para que una persona se siga preparando, es para la organización de reclutamiento y desarrollo Manpower, uno de los aspectos que además de crear lealtad en la persona hacia la empresa, aporta a que ambas partes sean más competitivas.
Diferentes estudios de Manpower revelan que si ese beneficio también puede conseguirse para sus hijos, la probabilidad de retención es mayor.
“Facilitar clases de computación, idiomas, en sus propias instalaciones o en las de los proveedores de estos servicios, promoviendo la posibilidad de que el personal interno pueda participar, o bien promover acciones tendientes a elevar el nivel cultural del personal a través de clubes o programas de lectura, conferencias y todas aquellas actividades que permitan el enriquecimiento intelectual”, indica la organización Manpower. LP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *