La mayoría de capitalinos canceló sus viajes a laa playas del país por eventual tsunami o terremoto dado que los últimos ocho días Nicaragua ha estado en alerta por el terremoto ocurrido el jueves pasado.

Una de las alternativas para mitigar el sofocante calor de la capital son las piscinas inflabes que comerciantes ofertan este verano en varios puntos de la capital.

Este año los comerciantes de piscinas han expresado que ha sido una buena temporada en ventas, puesto que los capitalinos han decidido estar en sus casas antes de exponerse a cualquiera eventualidad de emergencia lejos de sus hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *