De pronto Managua se volvió más violenta: en menos de 48 horas y con armas de fuego fueron lesionados dos taxistas y una turista, a quien la despojaron de sus pertenencias. Producto de los impactos de bala un taxista murió, mientras el otro se encuentra hospitalizado.

Foto: La Prensa

Los casos de los taxistas ocurrieron la madrugada de ayer viernes 19 de febrero. Ambos conductores eran amigos, sin embargo aparecieron en lugares distintos de la capital.


Las autoridades desconocen si ambos taxistas andaban juntos.
Orlando Alejandro Herdocia Sánchez, de 31 años, fue ultimado por disparos en el estómago y su cadáver apareció tirado en una calle del barrio Laureles Norte, Distrito VII de Managua.

Leonte Alejandro Herdocia Dávila, de 60 años, aseguró que su hijo salió a trabajar a las 5:40 de la tarde del jueves.

“A veces regresaba (a casa), a las diez u once de la noche, a veces a la una de la mañana, pero como tenía que trabajar para pagar unos centavos, tenía que trabajar la noche”, dijo Herdocia Dávila.

Según este ciudadano, llamó en varias ocasiones al celular de su vástago para preguntarle si les había llevado dinero a los hijos (del taxista), pero se enteró por otras fuentes que no llevó la plata.

“Entonces me preocupó más y lo llamo y lo llamo, (sin embargo) lo agarró (el celular) un transeúnte y me contestó que estaba muerto (su hijo)”, relató Herdocia Dávila.

El obrero del volante andaba el taxi de su progenitor, placas M 06343, el cual estaba desaparecido.

NO LE ROBARON

Al taxista asesinado no le robaron. El celular estaba en su vestimenta, al igual que su cartera e incluso la llave del taxi.

En el barrio Domitila Lugo del Distrito Cuatro de la capital, viven la abuela y los primos de Orlando Herdocia. En ese sector apareció abandonado el vehículo, a dos cuadras de donde viven sus familiares.

Según Leonte Herdocia, él y su familia vivieron en ese bario durante 47 años.

Hasta la tarde de ayer, el progenitor del fallecido le dijo a LA PRENSA que la Policía no le había brindado información sobre los avances de las investigaciones.

Únicamente le extendieron un documento para que retirara el cadáver del Instituto de Medicina Legal (IML).

También confirmó que su hijo era amigo del taxista Leny Alberto Picado Cortés, de 27 años, quien está grave por haber sido baleado.

Picado ingresó al Hospital Alemán Nicaragüense, después que —supuestamente— fuera herido en el barrio Venezuela (Distrito IV), pero se desconoce quién lo llevó al centro hospitalario.

El vehículo del taxista, placas M 04187, quedó estacionado en el área de emergencia de ese hospital.

Distintas especialidades de la Policía Nacional se activaron en varios puntos de la capital para dar con el esclarecimiento de estos dos caso, que podrían estar vinculados.

Antes, el pasado jueves, dos delincuentes asaltaron e hirieron de un balazo a la turista estadounidense Elízabeth Hitz en Plaza La Fe, pero en un operativo policial los sospechosos fueron capturados el mismo día del hecho.

SIN PRONUNCIARSE

Sin embargo, en el caso de los taxistas, las autoridades policiales se mantienen herméticas, aunque se conoció que trabajan en base a tres hipótesis que no fueron reveladas, pero no se descarta una pasada de cuentas.

El taxista asesinado había sido asaltado en varias ocasiones, según confirmó su padre. Hace tres años, le robaron el vehículo y lo dejaron abandonado en San Francisco Libre. Seis días después apareció el carro. La familia pide que el caso no quede impune. LA PRENSA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *